El Padre Nuestro

Photobucket

Oraciones Diarias de Protección

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

ORACIONES DIARIAS A MARÍA SANTÍSIMA

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket


lunes, 27 de septiembre de 2010

Vigila tu cuerpo porque habla por ti.

¡No dejes que tus gestos te traicionen!

Ruborizarse, hablar “con las manos”, caminar con los hombros caídos… Tus actitudes traicionan tus emociones y pensamientos. ¿Y si estos gestos mímicos tienen el mismo impacto que la palabra? ¿Cómo controlar estos mensajes que envías sin darte cuenta? ¿Cómo asegurarte que juegan a tu favor? Aprende a descifrar y controlar estos mensajes no verbales.


Vigila tu cuerpo

He aquí algunos consejos que pueden ayudarte a controlar mejor esta comunicación:
  • Debes prestar atención a la posición de tu cuerpo. ¿Está en postura de retirada (con la espalda apoyada en el respaldo y el cuerpo hundido en el asiento) o en postura atenta (inclinado en dirección del interlocutor)? ¿Te da la impresión de estar abierto al discurso de tus interlocutores (los hombros desbloqueados) o de estar cerrado a la conversación (brazos y piernas cruzados)?
  • Debes estar derecho, pero sin que parezca que estás rígido. Esta postura liberará tu diafragma, que tiende a contraerse cuando estás estresado, y te permitirá respirar mejor y aumentar la confianza en ti mismo. Tu interlocutor percibirá este hecho de forma inconsciente; -No frunzas el ceño. No aprietes las mandíbulas. Si relajas voluntariamente el rostro, también descomprimirás el cuerpo y la mente...
  • ¡Sonríe! Es un consejo tonto, pero permite despertar la simpatía en las personas que te encuentras. Esto te hará sentir cómodo rápidamente y podrás entablar una conversación de forma más sencilla.
  • La tonalidad, la intensidad y la elocución reflejan la calma y la confianza en uno mismo.
  • Atrévete a enfrentarte a las miradas de los demás. ¡Lo más habitual es que tu interlocutor no vea nada negativo! No te olvides que la mirada es fundamental: es el primer contacto con el otro.
Comienza por poner en práctica estos consejos en las situaciones que te resulten más familiares y enseguida podrás aplicarlos con más facilidad y naturalidad cuando te encuentres en situaciones nuevas.

S. Rochefort

¡Alto a la violencia verbal!

Comentarios descorteses, conversaciones agresivas… La violencia verbal es una realidad. Pero quizás es más insidiosa que los insultos. ¿Cómo neutralizar los ataques y los conflictos a través de la palabra? ¿Cuáles son las claves de un diálogo sin estrés?
Click here to find out more!

¡Alto a la violencia verbal!
© Jupiter
Todos hemos tenido más que palabras con alguien o hemos hecho comentarios tan punzantes como la picada de un abejorro. Sin embargo, la violencia verbal no sólo aparece en estos casos. A veces, la manera como nos dirigimos a los demás o la elección de ciertas palabras nos sentencian como culpables de agresión.

¡No a los insultos!

En efecto, no eres de una naturalidad agresiva o vulgar. Sin embargo, ya sea en el coche o viendo un partido de fútbol, tu vocabulario no se aleja mucho del de un camionero. Debes eliminar los insultos de tus expresiones y prohibirte articular calificativos muy peyorativos (y mucho más en público). Aunque no te des cuenta, estas palabras denotan una forma de violencia. Es normal que el comportamiento de los demás te exaspere. Es el destino de cualquier vida en pareja o familiar y lo más habitual en una vida social en general. La proximidad a los demás precisamente exige hacer concesiones y aceptar comportamientos diferentes. Es inútil que te enfades por las pequeñas manías de tu pareja, o que refunfuñes después de que tu hija se haya pasado horas al teléfono.

No seas muy directivo

Sin embargo, la violencia verbal no se resume únicamente en palabras malsonantes o en un enfado excesivo. También puede encontrarse en tu tono de voz o en la manera como te diriges a los demás. Algunos comentarios, o palabras, son violentos. Pueden dejar heridas aunque parezcan invisibles.

Evitar este tipo de comportamiento puede hacerse mediante el principio de nodirigismo, por ejemplo, descrito por Carl Rogers (psicólogo norteamericano, 1902-1987). De forma sistemática, en vez de decirle a tu pareja “para de dejar tus cosas por todos lados”, lo cual es agresivo, es preferible hablar siempre en primera persona: “estoy molesto porque todas tus cosas están por aquí”. Esto elimina una parte de la violencia y da pie al diálogo.

Comunicación no violenta

Este principio de no-dirigismo ha sido retomado por Marshall Rosenberg, un alumno de Carl Rogers, que ha creado su propia disciplina: la comunicación no violenta. En grandes líneas, propone eliminar las agresiones relacionadas con nuestro modo de expresión con el objetivo de reducir el estrés de la vida cotidiana, de neutralizar la agresividad y la cólera y de escuchar y comprender mejor a los demás.

Wayland Myers, autor de un libro sobre comunicación no violenta, ha definido tres reglas a seguir cuando nos dirigimos a nuestro interlocutor:
-Describe los hechos. No pongas etiquetas o sermonees al otro; -Saca a la luz los sentimientos y las necesidades. Evita los reproches o una actitud defensiva; -Requiere acciones deseadas. No utilices exigencias, amenazas, órdenes o manipulaciones.

Existen varias formaciones en comunicación no violenta destinadas a los educadores y profesionales que están en contacto con el público. En tu escala, atender a este tipo de formación te puede parecer superfluo. Sin embargo, intenta limitar las charlas demasiado agresivas y escucha un poco al otro. ¡Verás que la comunicación sin estrés te cambia la vida!
Alain Sousa

CONTROLAR LAS EMOCIONES

¡Conserva la calma en todas las circunstancias!

Cuando vives una situación de estrés profesional, cuando te enfadas con tu pareja o cuando tu hijo te saca de quicio, es muy difícil mantener la calma, especialmente si todo a tu alrededor se altera, ¡como tú! ¿Cómo mantenerse sereno frente a cualquier problema?
Click here to find out more!

Cómo conservar la calma
© Jupiter
Siempre ocurre lo mismo: cuando estás estresado o enfadado; cuando una pequeñez se desliza por la mecánica bien organizada de tu vida, ¡es imposible que mantengas la calma! Es el pánico lo que empeora esta situación. ¿Cómo aprender a desapegarse, a responder mejor a esta tensión que te invade para solucionar lo que te contraría? Regla número uno: ¡cálmate!

Dosifica las emociones

Tu vida está conducida por momentos más o menos estresantes, más o menos felices y más o menos previsibles. Para enfrentarte a ellos, es necesario que aprendas a controlarte, a dosificar las emociones, las reacciones y a no hundirte cuando un obstáculo aparece en tu camino. Así, cuando estés atascado en un embotellamiento o al borde de una crisis de nervios porque tus hijos llevan gritando una hora, la solución no es ponerte a gritar como un histérico.

Aquí te presentamos algunos consejos para mantener la calma cuando crees que el cielo se te va a caer encima: tómate un tiempo para respirar profundamente antes de decir o hacer cualquier cosa. Después, intenta ser lo más objetivo posible: analiza la gravedad de la situación, piensa en recursos que puedes utilizar para afrontar el problema y en las soluciones que adoptarás para resolverlo. Si consigues hacer esto, significa que vas por buen camino.

¡Déjate ayudar!

Piensa también en la relajación, ya que te permitirá aprender a encontrar la calma en todas las circunstancias. Existe un gran número de técnicas muy variadas, en grupo o individuales y en casa, en el trabajo o en un curso especializado. La respiración, los estiramientos y el trabajo sobre las sensaciones corporales forman parte de los ejercicios típicos de relajación. Éstos pueden cambiar tu manera de comprender y solucionar los acontecimientos difíciles.

Debes ser realista; no eres Superman, ni Wonderwoman, así que si un problema te supera, no dudes en acudir a alguien del exterior. Si reconoces tus límites y compartes tus obstáculos con los demás, te resultará más fácil solucionarlo la siguiente vez. Relativiza también tus errores y las dificultades con las que te topas, pues forman parte de la vida. No obstante, si te resulta realmente difícil relajarte y te sientes angustiado muy a menudo, medita la opción de consultar con un especialista.

Calma y calidad de vida

En algunas ocasiones, es bueno dejarse llevar un poco, ya que te permite obtener lo que quieres, pero debes saber que si te controlas y conservas la calma, esto te aportará una calidad de vida mucho mejor. Sobre todo en un mundo donde todo es rápido, donde el silencio es raro y donde es difícil encontrar un momento de tranquilidad.
No te olvides que el pánico sólo favorece el pánico, ¡así que declínate por una actitud zen! ¡Verás cómo mejora tu bienestar y el de las personas que te rodean!
Marion Capeyron

¡Expresa tus emociones!

¿Por qué a veces al ver nuestros defectos reímos a carcajadas y otras nos ponemos a llorar? Si bien nuestras emociones pueden “provocar cierto desorden”, también son, para cada uno de nosotros, valiosas guías de vida. Así pues, ¡déjate llevar!
Click here to find out more!

¡Expresa tus emociones!
© Jupiter
Nuestra cultura desaprueba las avalanchas emocionales, sean cuales sean. Desde pequeños, aprendemos a frenar nuestras “conmociones”, a disimularlas e incluso, algunas veces, llegamos a asfixiarnos. ¡Qué lástima!

¿Qué son los sentimientos?

Los sentimientos son reacciones afectivas naturales hacia aquello que nos llega.
Pueden ser agradables (como la alegría, por ejemplo) o desagradables (tristeza, miedo, enfado…). Débil o intensa, la emoción se manifiesta a nuestras espaldas.
Esta emoción puede estar acompañada por otras sensaciones: rubor, temblores, palpitaciones, interrupción o activación del pensamiento, mutismo, etc.

Los sentimientos pueden alterarte, hacerte proceder o hacerte reaccionar; puedes observar fácilmente estas reacciones impulsivas en los animales o incluso en los niños pequeños: un animal asustado huye o se esconde; el niño, en cambio, estalla en una rabieta o se pone a llorar… Las emociones han jugado un papel muy importante en la evolución del ser humano desde tiempos remotos: el miedo para protegerse del peligro, la cólera para movilizar la energía… La emoción también permite reacciones rápidas. Hace la función de alarma al transmitir un mensaje mínimo, es cierto, pero vital.

En nuestro mundo civilizado, los sentimientos han perdido su valor de supervivencia, pero, sin embargo, no son inútiles. Aunque a veces los perturbemos un poco, siempre nos ayudan a sacar algo bueno.

Espejo del alma…

Nuestras emociones nos hablan de nosotros mismos, de aquello que nos gusta y aquello que nos desagrada, de lo que nos asusta y lo que nos irrita. Nos recuerda quiénes somos, bajo el barniz de nuestra educación y nos proporcionan valiosas indicaciones de los caminos que debemos tomar o esquivar. Si no hacemos oídos
sordos a lo que nuestros sentimientos nos dicen, nos pueden ayudar a tomar decisiones sin dejar de ser fieles a nosotros mismos… Puede aplicarse al trabajo, a la pareja sentimental, a decantarse por un estilo de viaje o sencillamente a escoger una película para ver esta tarde. Los estudios acerca del cerebro* han demostrado que si a una persona se le priva accidentalmente de su memoria emocional tiende a tomar las decisiones de forma racional, lo cual es muy negativo.

¡Tienes derecho a llorar!

Nuestras emociones son la expresión de nuestra vida afectiva. Reconocerlas, aceptarlas y permitirte expresarlas en el momento adecuado nos puede hacer mucho bien. Llorar cuando estás triste, gritar cuando tienes miedo o manifestar un enfado son maneras de liberar las tensiones que acumulas.

Si no deseas expresar tus sentimientos o prefieres enterrarlos en lo más profundo de ti, es necesario, sin embargo, hacer “tolerables” sus manifestaciones para la sociedad en la que vivimos. No es recomendable que te pongas a llorar cuando tu jefe entra en cólera. Es preferible, entonces, que dejes que tu tristeza se manifieste cuando entres en tu casa, lo cual te permitirá deshacerte de la tensión que cargas contigo.

Acepta tus emociones, controla tus reacciones

Nuestras emociones no son buenas ni malas en esencia, sino más o menos incómodas y más o menos intensas según los acontecimientos, pero también según la persona. Ninguno de nosotros reaccionamos de la misma forma ante la emoción. Si bien algunos “pierden los estribos” por miedo a las cosas, otros conservan más fácilmente la calma frente a situaciones peores. Sea como sea, no podrás tener una vida social si das rienda suelta a las innombrables emociones que se te cruzan cada día. Dar vía libre a nuestros arrebatos emocionales será tan negativo como esconderlos. Así pues, no tienes otra opción que controlarlos.

Encontrar un equilibrio

Para evitar grandes explosiones, “golpes de Estado” emocionales, es necesario que tomes conciencia de la emoción que te invade, como por ejemplo, de la cólera que “te saca de quicio”. En ese momento, puedes acudir a tu capacidad de razonamiento para calmarte. En el caso de un adulto, al contrario de un niño pequeño, el campo de las reacciones posibles es inmenso y bastan algunos segundos de atención para evitar comportarse de forma desconsiderada. Cuando las emociones te traicionan, lo más habitual es que no las aceptes, ni siquiera en tu foro interno. Ahora bien, sólo si permites expresarlas, de algún modo u otro, puedes empezar a domesticarlas.

De este modo, no se trata de liberar las emociones en beneficio de la razón, sino, sobre todo, en encontrar la armonía entre las dos. Tener una vida sentimental satisfactoria, sin dejar de ser fiel a uno mismo, supone conseguir mantener esto en un equilibrio siempre frágil.

Dominique Pir 

Superar la angustia

Manos húmedas, el corazón que late a toda velocidad, piernas temblorosas, boca seca… En el momento de presentarte a un examen oral o a una entrevista de empleo, de entrar en escena para un espectáculo de teatro amateur, de pedir la palabra en un seminario de formación, ¿te sientes paralizado? Aquí te presentamos trucos profesionales para evitar los nervios.
Click here to find out more!

Superar la angustia
© Jupiter
Tener angustia, o nervios, no es una enfermedad. Al contrario, es normal cuando sientes este temor intenso ante una prueba importante, aunque pasajera. Lo fundamental es intentar controlar este miedo, ya que te ayudará a dar lo mejor de ti mismo.

Siete trucos para evitar los nervios

1 – Piensa en positivo
No construyas escenarios catastróficos. Al contrario, cuando te imagines en situación, imagina un público entusiasta, colaboradores encantados con tu actuación. Esto reforzará la confianza en ti mismo.

2 - Prepárate a la perfección
Cualquier debilidad es fruto de angustias suplementarias y, bajo la emoción y el miedo, te arriesgas a olvidarte instantáneamente de todo lo que no hayas integrado a la perfección. ¡Mejor entonces ir preparado! Para una reunión de trabajo, organiza fichas con resúmenes con algunas palabras clave subrayadas en rojo que te ayudarán a iniciar tu intervención, o por si pierdes el hilo de tu exposición. Debes conocer el texto de principio a fin (ya sea una obra de teatro o una lección de estudiantes) y revisarlo lo suficiente para estar a punto.

3 - Practica
Pídele a alguien de tu entorno que te ayude durante tu preparación. Puede escuchar tu texto, interpretar el papel del examinador (en caso de un examen), hacerte preguntas (en caso de una entrevista profesional), intentar desestabilizarte… Esto será como un entrenamiento para que aprendas a reaccionar y no permitas “derrumbarte”.

4 – Haz un ritual
La mayoría de bailarinas tienen sus pequeñas manías para combatir los nervios: un talismán que tocan antes de subir al escenario, un alimento que ingieren o una prenda de ropa que llevan en particular. Haz lo mismo.

5 – Tranquilízate
Justo antes de tu intervención, intenta estar tranquilo y calmar tu espíritu. En vez de releer otra vez tus fichas, lo cual te estresará todavía más, intenta dejar la mente en blanco y relajarte: escucha música, pasea por un parque público...

6 – Controla tu respiración
La respiración es fundamental. Cierra los ojos, coloca una mano sobre tu pecho y la otra sobre el diafragma, inspira profundamente por la nariz y expulsa el aire lentamente, controlándolo. Repite varias veces este gesto antiestrés justo antes del momento crucial.

7 - ¡Y dale caña!
No alargues tu discurso, o tu texto, dándole vueltas y vueltas, pues sólo aumentarás tu ansiedad. Haz lo contrario, intenta acabar lo más rápido posible.
Por definición, los nervios son un miedo ante una prueba, un temor que desaparece rápidamente una vez ésta ya ha acabado. ¡Sólo tienes que sufrir unos pocos segundos!
Isabelle Delaleu

No hay comentarios:

EL COMBATE ESPIRITUAL


Photobucket Photobucket Photobucket

ANTOLOGÍA POETAS PERSAS

SONIDOS SUFÍES PERSIA


CÁNTICO ESPIRITUAL


Gabriel Amorth exorcista de Roma, decano de exorcistas.


ORACIÓN DE LIBERACIÓN, EXORCISMO Y SANIDAD



RENUNCIA Y LIBERACIÓN

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket


ORACIÓN CON EL PODER DE LA SANGRE DE CRISTO


Con el Poder de la Sangre de Cristo

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

ORACIÓN DE PERDON

Oración de Perdón

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

LA CORAZA DE SAN PATRICIO

Photobucket Photobucket

ORACIÓN CONTRA LUCIFER

Photobucket Photobucket

EL SANTO ROSARIO

PARA MEJOR LEER IR FINAL BLOG


«Vendrán de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios»

EVANGELIO DEL DÍA: 27/10/2010
¿ Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68
Miércoles de la XXX Semana del Tiempo Ordinario
Carta de San Pablo a los Efesios 6,1-9. Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor porque esto es lo justo, ya que el primer mandamiento que contiene una promesa es este: Honra a tu padre y a tu madre, para que seas feliz y tengas una larga vida en la tierra. Padres, no irriten a sus hijos; al contrario, edúquenlos, corrigiéndolos y aconsejándolos, según el espíritu del Señor. Esclavos, obedezcan a sus patrones con temor y respeto, sin ninguna clase de doblez, como si sirvieran a Cristo; no con una obediencia fingida que trata de agradar a los hombres, sino como servidores de Cristo, cumpliendo de todo corazón la voluntad de Dios. Sirvan a sus dueños de buena gana, como si se tratara del Señor y no de los hombres, teniendo en cuenta que el Señor retribuirá a cada uno el bien que haya hecho, sea un esclavo o un hombre libre. Y ustedes, patrones, compórtense de la misma manera con sus servidores y dejen a un lado las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos, que lo es también de ustedes, está en el cielo, y no hace acepción de personas. Salmo 145(144),10-14. Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan; que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder. Así manifestarán a los hombres tu fuerza y el glorioso esplendor de tu reino : tu reino es un reino eterno, y tu dominio permanece para siempre. El Señor es fiel en todas sus palabras y bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que caen y endereza a los que están encorvados. Evangelio según San Lucas 13,22-30. Jesús iba enseñando por las ciudades y pueblos, mientras se dirigía a Jerusalén. Una persona le preguntó: "Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?". El respondió: "Traten de entrar por la puerta estrecha, porque les aseguro que muchos querrán entrar y no lo conseguirán. En cuanto el dueño de casa se levante y cierre la puerta, ustedes, desde afuera, se pondrán a golpear la puerta, diciendo: 'Señor, ábrenos'. Y él les responderá: 'No sé de dónde son ustedes'. Entonces comenzarán a decir: 'Hemos comido y bebido contigo, y tú enseñaste en nuestras plazas'. Pero él les dirá: 'No sé de dónde son ustedes; ¡apártense de mí todos los que hacen el mal!'. Allí habrá llantos y rechinar de dientes, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes sean arrojados afuera. Y vendrán muchos de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur, a ocupar su lugar en el banquete del Reino de Dios. Hay algunos que son los últimos y serán los primeros, y hay otros que son los primeros y serán los últimos". 
Lc 13,22-30
Leer el comentario del Evangelio por  Misal romano Plegaria eucarística para la reconciliación, nº 2
«Vendrán de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios»
     Padre de bondad, tu Hijo ha dejado a tu Iglesia esta prenda de su amor. al celebrar, pues, el memorial de su muerte y resurrección, te ofrecemos lo mismo que tú nos entregaste: el sacrifcio de la reconciliación perfecta.      Acéptanos también a nosotros, Padre santo, juntamente con la ofrenda de tu Hijo; y en la participación de este banquete concédenos tu Espíritu, para que desaparezca todo obstáculo en el camino de la concordia y la Iglesia resplandezca en medio de los hombres como signo de unidad e instrumento de tu paz.      Que este Espíritu, vínculo de amor, nos guarde en comunión con el Papa Benedicto XVI, con nuestro obispo N., el colegio episcopal, y todo tu pueblo santo.      Recibe en tu reino a nuestros hermanos que se durmieron en el Señor y a todos los difuntos cuya fe sólo tú conociste.      Así como nos has reunido aquí en torno a la mesa de tu Hijo, unidos con María, la Virgen Madre de Dios, y con todos los santos, reúne también a los hombres de cualquier clase y condición, de toda raza y lengua, en el banquete de la unidad eterna, en un mundo nuevo donde brille la plenitud de tu paz, por Cristo, Señor nuestro. 

miércoles 27 Octubre 2010

Santos Vicente, Sabina y Cristeta


Santos Vicente, Sabina y Cristeta
Vicente, Sabina y Cristeta son hermanos. Han nacido y viven en Talavera (Toledo). Los tres disfrutan de su juventud —Cristeta, casi niña- y, como en tantos hogares después del fallecimiento de los padres, hace cabeza Vicente que es el mayor. Manda en el Imperio la tetrarquía hecha por Diocleciano con el fin de poner término a la decadencia que se viene arrastrando a lo largo del siglo III por las innumerables causas internas y por las rebeliones y amenazas cada vez más apremiantes en las fronteras. Diocleciano, augusto, reside en Nicomedia y ocupa la cumbre de la jerarquía; su césar Galerio reside en Sirmio y se ocupa de Oriente; Maximiano es el otro augusto que se establece en Milán, con su césar Constancio, en Tréveris, gobiernan Occidente. El presidente en España es Daciano hombre cruel, bárbaro y perverso, que odia sin límites el nombre cristiano y que va dejando un riego de mártires en Barcelona y en Zaragoza. Llega a Toledo y sus colaboradores buscan en Talavera seguidores de Cristo. Allí es conocido como tal Vicente, que se desvive por la ayuda al prójimo y es ejemplo de alegría, nobleza y rectitud. Llevado a la presencia del Presidente, se repite el esquema clásico, en parte verídico y en parte parenético de las actas de los mártires. Halagos por parte del poderoso juez pagano con promesas fáciles, y, por parte del cristiano, profesiones de fe en el Dios que es Trinidad, en Jesucristo-Señor y en la vida eterna prometida. Amenazas de la autoridad que se muestra dispuesta a hacer cumplir de modo implacable las leyes y exposición tan larga como firme de las disposiciones a perder todo antes de la renuncia a la fe nutriente de su vida que hace el cristiano. De ahí se pasa al martirio descrito con tonos en parte dramáticos y en parte triunfales, con el añadido de algún hecho sobrenatural con el que se manifiesta la complacencia divina ante la fidelidad libre del fiel. Bueno, pues el caso es que a Vicente lo condenan a muerte por su pertinacia en perseverar en la fe cristiana. Lo meten en la cárcel y, en espera de que se cumpla la sentencia, es visitado por sus dos hermanas que, entre llantos y confirmándole en su decisión de ser fiel a Jesucristo, le sugieren la posibilidad de una fuga con el fin de que, sin padres que les tutelen, siga él siendo su apoyo y valedor. La escapada se realiza, pero los soldados romanos los encuentran en la cercana Ávila donde son los tres martirizados, en el año 304. El amor a Dios no supone una dejación, olvido o deserción de los nobles compromisos humanos. Vicente, aceptando los planes divinos hasta el martirio, hizo cuanto legítimamente estuvo de su parte para sacar adelante su compromiso familiar.