El Padre Nuestro

Photobucket

Oraciones Diarias de Protección

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

ORACIONES DIARIAS A MARÍA SANTÍSIMA

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket


lunes, 14 de mayo de 2012

Cuando vivir como un cura queda desfasado | Política | EL PAÍS

Cuando vivir como un cura queda desfasado

Vivir como un cura es la forma que desde hace muchos años y, desde luego, durante el franquismo, tenía la sociedad española de expresar un modo de vida envidiable, plácido, descansado y plagado de grandes comilonas. La expresión, en el siglo XXI, ha caído un tanto en desuso y parece que la ciudadanía prefiere ahora utilizar frases como "vivir como un marqués", aunque tras el incidente de la cacería de elefantes en Botsuana, parece que se ha revitalizado algo la de "vivir como un rey".

En cualquier caso, la pasada semana se ha conocido la denuncia presentada ante el fiscal general del Estado por el vocal del Consejo General del Poder Judicial José Manuel Gómez Benítez contra su presidente, Carlos Dívar, que lo es también del Tribunal Supremo, por un presunto delito de malversación de caudales públicos.

Los hechos a los que se refiere la denuncia son seis viajes —a los que hay que sumar otros 14 de la ampliación— a un hotel de lujo en Puerto Banús (Marbella, Málaga) en fines de semana largos, de al menos cuatro días cada uno. Es decir, lo que se ha dado en llamar "semana caribeña", porque solo se trabajan tres días por semana en lugar de los cinco que corresponden a la mayoría de los ciudadanos que todavía no se encuentran entre los más de cinco millones que integran las listas del paro.

Estos periplos suntuarios fueron realizados por Dívar entre noviembre de 2008 y marzo de este año y los gastos generados fueron cargados a los presupuestos del Consejo como si se tratara de desplazamientos por actos oficiales, si bien el vocal denunciante sostiene que en las fechas de estas estancias "no consta actividad oficial alguna que los motive", ni esas actividades suelen celebrarse en fines de semana.

El presidente del Supremo, según la información de que se dispone, que no ha sido desmentida, viajaba en AVE, clase club, hasta Málaga, donde era recogido por su séquito, integrado por dos o tres coches oficiales y entre cinco y siete escoltas para trasladarse hasta Marbella, donde pernoctaba. En la liquidación de gastos, según la denuncia, el presidente cargaba a los presupuestos del Consejo las facturas por alojamiento y manutención que incluían las comidas en el restaurante de la piscina del hotel o del servicio de habitaciones, así como las bebidas de los bares de la piscina, del hotel y las consumiciones del minibar. Los gastos de representación y atenciones protocolarias abarcaban en todos los viajes varias cenas para dos personas en diferentes restaurantes y hoteles del lujo de Marbella, especialmente el Marbella-Club Hotel Golf Resort & Spa, pero también Puente Romano o el Hotel-Casino Torrequebrada.

Dívar no ha desmentido la realidad de estos viajes a Puerto Banús, ni su duración de cuatro días o más, ni de los lujosos lugares en los que estuvo alojado o cenó con compañía. Lo que ha refutado es que estos viajes fueran privados, y que precisamente por su carácter público ha cargado los gastos al presupuesto del Consejo, aunque no ha ofrecido información sobre qué tipo de actividad oficial realizó durante los mismos. También ha recalcado que todas las facturas relativas a su vida privada las ha abonado él.

Lo que ocurre es que, independientemente de si fueron públicos o privados —lo que tendrá relevancia para la existencia o no de un delito de malversación de caudales públicos—, lo que revelan estos viajes es una imagen muy distinta de la que el presidente del Consejo y del Supremo suele proyectar en público, de austeridad y misa diaria. Muy al contrario, los periplos dan la idea de un Dívar suntuoso, magnífico en el porte y el gasto, nada austero y habituado al lujo, precisamente en un momento en el que la crisis golpeaba —y todavía golpea— con fuerza en España y donde los recortes de sueldos y derechos de los trabajadores estaban —y están— a la orden del día.

Los vocales del Consejo del Poder Judicial, conocedores de la realidad de esos 20 viajes, han evitado defender a Dívar. Entienden que no se trata de actos propios del Consejo y, por tanto, que debe ser él quien se defienda de las acusaciones de endosar gastos indebidos.

Quizá a la vista de los fines de semana de gran lujo del presidente del Supremo en Puerto Banús, la expresión "vivir como un cura", que ha quedado un tanto desfasada, se convierta en "vivir como un Dívar".

Sígueme en Twitter @TxetxoY y en blogs.elpais.com/despejen-la-sala



aestrinidad
Enviado desde mi iPad

No hay comentarios:

EL COMBATE ESPIRITUAL


Photobucket Photobucket Photobucket

ANTOLOGÍA POETAS PERSAS

SONIDOS SUFÍES PERSIA


CÁNTICO ESPIRITUAL


Gabriel Amorth exorcista de Roma, decano de exorcistas.


ORACIÓN DE LIBERACIÓN, EXORCISMO Y SANIDAD



RENUNCIA Y LIBERACIÓN

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket


ORACIÓN CON EL PODER DE LA SANGRE DE CRISTO


Con el Poder de la Sangre de Cristo

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

ORACIÓN DE PERDON

Oración de Perdón

Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

LA CORAZA DE SAN PATRICIO

Photobucket Photobucket

ORACIÓN CONTRA LUCIFER

Photobucket Photobucket

EL SANTO ROSARIO

PARA MEJOR LEER IR FINAL BLOG


«Vendrán de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios»

EVANGELIO DEL DÍA: 27/10/2010
¿ Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68
Miércoles de la XXX Semana del Tiempo Ordinario
Carta de San Pablo a los Efesios 6,1-9. Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor porque esto es lo justo, ya que el primer mandamiento que contiene una promesa es este: Honra a tu padre y a tu madre, para que seas feliz y tengas una larga vida en la tierra. Padres, no irriten a sus hijos; al contrario, edúquenlos, corrigiéndolos y aconsejándolos, según el espíritu del Señor. Esclavos, obedezcan a sus patrones con temor y respeto, sin ninguna clase de doblez, como si sirvieran a Cristo; no con una obediencia fingida que trata de agradar a los hombres, sino como servidores de Cristo, cumpliendo de todo corazón la voluntad de Dios. Sirvan a sus dueños de buena gana, como si se tratara del Señor y no de los hombres, teniendo en cuenta que el Señor retribuirá a cada uno el bien que haya hecho, sea un esclavo o un hombre libre. Y ustedes, patrones, compórtense de la misma manera con sus servidores y dejen a un lado las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos, que lo es también de ustedes, está en el cielo, y no hace acepción de personas. Salmo 145(144),10-14. Que todas tus obras te den gracias, Señor, y tus fieles te bendigan; que anuncien la gloria de tu reino y proclamen tu poder. Así manifestarán a los hombres tu fuerza y el glorioso esplendor de tu reino : tu reino es un reino eterno, y tu dominio permanece para siempre. El Señor es fiel en todas sus palabras y bondadoso en todas sus acciones. El Señor sostiene a los que caen y endereza a los que están encorvados. Evangelio según San Lucas 13,22-30. Jesús iba enseñando por las ciudades y pueblos, mientras se dirigía a Jerusalén. Una persona le preguntó: "Señor, ¿es verdad que son pocos los que se salvan?". El respondió: "Traten de entrar por la puerta estrecha, porque les aseguro que muchos querrán entrar y no lo conseguirán. En cuanto el dueño de casa se levante y cierre la puerta, ustedes, desde afuera, se pondrán a golpear la puerta, diciendo: 'Señor, ábrenos'. Y él les responderá: 'No sé de dónde son ustedes'. Entonces comenzarán a decir: 'Hemos comido y bebido contigo, y tú enseñaste en nuestras plazas'. Pero él les dirá: 'No sé de dónde son ustedes; ¡apártense de mí todos los que hacen el mal!'. Allí habrá llantos y rechinar de dientes, cuando vean a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el Reino de Dios, y ustedes sean arrojados afuera. Y vendrán muchos de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur, a ocupar su lugar en el banquete del Reino de Dios. Hay algunos que son los últimos y serán los primeros, y hay otros que son los primeros y serán los últimos". 
Lc 13,22-30
Leer el comentario del Evangelio por  Misal romano Plegaria eucarística para la reconciliación, nº 2
«Vendrán de Oriente y de Occidente, del Norte y del Sur y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios»
     Padre de bondad, tu Hijo ha dejado a tu Iglesia esta prenda de su amor. al celebrar, pues, el memorial de su muerte y resurrección, te ofrecemos lo mismo que tú nos entregaste: el sacrifcio de la reconciliación perfecta.      Acéptanos también a nosotros, Padre santo, juntamente con la ofrenda de tu Hijo; y en la participación de este banquete concédenos tu Espíritu, para que desaparezca todo obstáculo en el camino de la concordia y la Iglesia resplandezca en medio de los hombres como signo de unidad e instrumento de tu paz.      Que este Espíritu, vínculo de amor, nos guarde en comunión con el Papa Benedicto XVI, con nuestro obispo N., el colegio episcopal, y todo tu pueblo santo.      Recibe en tu reino a nuestros hermanos que se durmieron en el Señor y a todos los difuntos cuya fe sólo tú conociste.      Así como nos has reunido aquí en torno a la mesa de tu Hijo, unidos con María, la Virgen Madre de Dios, y con todos los santos, reúne también a los hombres de cualquier clase y condición, de toda raza y lengua, en el banquete de la unidad eterna, en un mundo nuevo donde brille la plenitud de tu paz, por Cristo, Señor nuestro. 

miércoles 27 Octubre 2010

Santos Vicente, Sabina y Cristeta


Santos Vicente, Sabina y Cristeta
Vicente, Sabina y Cristeta son hermanos. Han nacido y viven en Talavera (Toledo). Los tres disfrutan de su juventud —Cristeta, casi niña- y, como en tantos hogares después del fallecimiento de los padres, hace cabeza Vicente que es el mayor. Manda en el Imperio la tetrarquía hecha por Diocleciano con el fin de poner término a la decadencia que se viene arrastrando a lo largo del siglo III por las innumerables causas internas y por las rebeliones y amenazas cada vez más apremiantes en las fronteras. Diocleciano, augusto, reside en Nicomedia y ocupa la cumbre de la jerarquía; su césar Galerio reside en Sirmio y se ocupa de Oriente; Maximiano es el otro augusto que se establece en Milán, con su césar Constancio, en Tréveris, gobiernan Occidente. El presidente en España es Daciano hombre cruel, bárbaro y perverso, que odia sin límites el nombre cristiano y que va dejando un riego de mártires en Barcelona y en Zaragoza. Llega a Toledo y sus colaboradores buscan en Talavera seguidores de Cristo. Allí es conocido como tal Vicente, que se desvive por la ayuda al prójimo y es ejemplo de alegría, nobleza y rectitud. Llevado a la presencia del Presidente, se repite el esquema clásico, en parte verídico y en parte parenético de las actas de los mártires. Halagos por parte del poderoso juez pagano con promesas fáciles, y, por parte del cristiano, profesiones de fe en el Dios que es Trinidad, en Jesucristo-Señor y en la vida eterna prometida. Amenazas de la autoridad que se muestra dispuesta a hacer cumplir de modo implacable las leyes y exposición tan larga como firme de las disposiciones a perder todo antes de la renuncia a la fe nutriente de su vida que hace el cristiano. De ahí se pasa al martirio descrito con tonos en parte dramáticos y en parte triunfales, con el añadido de algún hecho sobrenatural con el que se manifiesta la complacencia divina ante la fidelidad libre del fiel. Bueno, pues el caso es que a Vicente lo condenan a muerte por su pertinacia en perseverar en la fe cristiana. Lo meten en la cárcel y, en espera de que se cumpla la sentencia, es visitado por sus dos hermanas que, entre llantos y confirmándole en su decisión de ser fiel a Jesucristo, le sugieren la posibilidad de una fuga con el fin de que, sin padres que les tutelen, siga él siendo su apoyo y valedor. La escapada se realiza, pero los soldados romanos los encuentran en la cercana Ávila donde son los tres martirizados, en el año 304. El amor a Dios no supone una dejación, olvido o deserción de los nobles compromisos humanos. Vicente, aceptando los planes divinos hasta el martirio, hizo cuanto legítimamente estuvo de su parte para sacar adelante su compromiso familiar.